Detectada una situación de conflicto el centro no debe ser tibio, sino aplicar todas las medidas necesarias en virtud de la naturaleza y gravedad de los hechos. Es fundamental que los centros acrediten la diligencia debida, para lo que se requiere recoger por escrito todas las actuaciones que lleve a cabo en cada una de las fases del protocolo.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies