Cómo está reconocida la libertad de enseñanza en Noruega y cómo financia la Administración pública la escuela privada (independiente)

Un panorama histórico y contemporáneo de las escuelas privadas (independientes) en Noruega

Los colegios privados siempre han estado permitidos en Noruega, pero hasta 1970 ninguno de ellos recibía subvenciones públicas. Somos una nación joven que hasta hace menos de cien años era una de las más pobres de Europa. Los colegios privados se percibían como algo destinado a una élite social y económica. Como nación independiente desde 1905, el establecimiento de una escuela primaria pública común fue un elemento crucial en la construcción de nuestra nación y se convirtió en una parte importante de la identidad noruega. Tradicionalmente, los colegios privados se percibían como algo extranjero.

La mejora de la economía y, no menos importante, el impulso de los cambios sociales que siguieron a la Segunda Guerra Mundial y a la Declaración Internacional de Derechos Humanos abrieron desde finales de los años sesenta un debate sobre las subvenciones públicas para los colegios privados. La primera ley sobre subvenciones a dichos colegios se introdujo en 1970 con referencia directa al artículo 13.3 de ESC. Los más firmes defensores de la ley fueron los grupos cristianos, especialmente los luteranos, titulares de varios colegios.

Hoy en día hay diferencias entre colegios privados (escuelas independientes). Algunos funcionan sin subvenciones del Gobierno y les vinculan muy pocas normas de las escuelas públicas. Casi no hay escuelas de este tipo en Noruega. La mayoría de los colegios son centros privados (propiedad privada y subvencionados por el Gobierno) que reciben subvenciones públicas, pero que también deben cumplir con la normativa de las escuelas públicas. Alrededor del 4% de todos los estudiantes asisten a dichas escuelas primarias, de los cuales sólo el 10% a escuelas católicas.

Los colegios gratuitos reciben una subvención destinada a cubrir el 85% de los gastos de funcionamiento. La subvención se paga sobre la base de los costes en los centros públicos por estudiante (tasa per cápita). Las subvenciones a la inversión son insignificantes. En general, la mayoría de las escuelas primarias reciben una subvención que corresponde al 60-70% del gasto total en una escuela municipal correspondiente. El plan de subvenciones es tal que las escuelas gratuitas pequeñas reciben subvenciones relativamente mejores que las escuelas gratuitas grandes. Casi todas las escuelas gratuitas tienen que poner en marcha sus servicios con más dificultades financieras que las escuelas municipales.

Las escuelas gratuitas cooperan con las oficinas de las escuelas públicas y reciben subvenciones para la educación de los estudiantes con necesidades especiales.

Extractos de la Ley noruega relativa a las escuelas independientes

https://lovdata.no/dokument/NLE/lov/2003-07-04-84

En Noruega la libertad de enseñanza está reconocida en la Ley relativa a las escuelas independientes (The Independent Schools Act). El objetivo de esta ley es ayudar a la creación y funcionamiento de los colegios independientes, de modo que los padres y los alumnos tengan opción de elegir otros centros distintos de los públicos (véase Sección 2 num. 2 de la Ley (noruega) de derechos humanos).

El Ministerio puede autorizar colegios independientes. No se concederá la autorización a un centro cuyo establecimiento conlleve un impacto negativo en los centros públicos ofrecidos, o si hay otras razones específicas por las que no deba ser autorizado.

Los colegios deben desarrollar su actividad sobre las siguientes bases: fe/filosofía de vida, una dirección pedagógica reconocida, colegio internacional, educación secundaria superior especialmente adaptada combinada con deportes de alto nivel, educación primaria noruega en el extranjero, educación especial adaptada para los discapacitados, educación secundaria superior en oficios minoritarios y protegidos, educación secundaria superior en programas de educación profesional, perfil o carácter especial.

Cada centro debe llevar a cabo su actividad según los curricula aprobados por el Ministerio. El plan de estudios debe mostrar qué modalidades de evaluación y documentación utilizará el colegio. Los centros deben seguir el curriculo vigente para las escuelas públicas, o aquellos que aseguren a los alumnos una educación igualmente de calidad por otros medios.

Los colegios deben tener todo el país como área de matriculación. Deben estar abiertos a todo aquel que cumpla con los requisitos de admisión en los centros públicos. Los colegios pueden reservar un número limitado de plazas para los estudiantes que soliciten plaza después del plazo de admisión.

Cada colegio debe tener una gestión académica, educativa y administrativa adecuada. El centro debe tener un director general. El personal docente para la enseñanza primaria, secundaria inferior y secundaria superior debe tener las cualificaciones profesionales y educativas pertinentes. En el caso del personal docente de las escuelas autorizadas con programas de estudio alternativos, el Ministerio también puede autorizar requisitos alternativos de cualificación. Cada escuela debe tener un equipo directivo como órgano de dirección superior. El equipo directivo debe ser nombrado en línea con la base jurídica en virtud de la cual funciona la escuela, y debe garantizar que la escuela funciona cumpliendo las leyes y reglamentos vigentes.

Los centros autorizados reciben un apoyo del estado para la enseñanza autorizada que asciende al 85% de la ”base de ayuda” (support basis) por estudiante. Esta representa el promedio de los gastos de funcionamiento por estudiante en las escuelas gubernamentales. Se ajustará a los gastos que tenga una escuela gubernamental, pero no deberán ser incluidos en ella. La base de ayuda se calcula por separado para el nivel primario, el nivel secundario inferior y los diferentes programas educativos de la enseñanza secundaria superior.

En las escuelas primarias y secundarias inferiores, se incluyen en la base de ayuda el 100% de los gastos medios de las contribuciones en las escuelas públicas. En las escuelas secundarias superiores, se incluyen el 85% de los gastos medios de las contribuciones en las escuelas públicas.

En el caso de las escuelas primarias y secundarias inferiores, debe tenerse en cuenta la diferencia de gastos entre los centros pequeños, medianos y grandes. El Ministerio puede dictar reglamentos para que en las escuelas primarias y secundarias inferiores de Noruega se tenga en cuenta la diferencia de gastos entre el municipio en el que se encuentra el centro y los gastos a nivel nacional.

Sin embargo, en los colegios de educación especial todos los gastos de funcionamiento estarán cubiertos por el estado según una tasa estándar por estudiante y por año escolar. El Ministerio puede dictar reglamentos relativos al plan de apoyo a los colegios de educación especial.

Los colegios que reciben apoyo del Estado pueden cobrar cuotas escolares. El equipo directivo determina la cuantía de las mismas, que pueden ascender hasta el 15 por ciento de la base de ayuda, además de una cantidad determinada por el Ministerio para cubrir los gastos de alquiler/capital. En casos especiales, el Ministerio puede hacer excepciones limitadas en el tiempo a este requisito. Las escuelas que reciben ayuda estatal pueden, en casos especiales, recibir una dispensa para el cobro de las tasas escolares. Las escuelas primarias y secundarias inferiores no pueden exigir a los alumnos o a los padres ningún tipo de pago aparte de lo que se desprende de esta disposición.

Las escuelas secundarias superiores no pueden exigir a los alumnos o a los padres ningún tipo de pago por la enseñanza, aparte de lo que se desprende de esta disposición. La escuela es responsable de proporcionar a los estudiantes el material didáctico impreso y digital necesario y el equipo digital. No se debe indicar a los estudiantes que paguen ninguna parte de estos gastos, aparte de lo que se desprenda de los reglamentos. La escuela puede solicitar a los estudiantes que adquieran otro tipo de material individual que requiera la enseñanza normal. El Ministerio puede dar instrucciones más detalladas.

Gjermund HøghTodas las ayudas estatales y las tasas escolares deben ir en beneficio de los estudiantes. Esto implica, entre otras cosas, que el colegio no debe repartir beneficios, o transferirlos de alguna otra manera a los propietarios o a sus parientes cercanos, tanto si el centro está en funcionamiento como si está cerrado. Los colegios no deben incurrir en gastos de alquiler de una propiedad o local que pertenezca a los propietarios del colegio o a sus parientes cercanos, ni en otro tipo de gastos que puedan conllevar que no todas las ayudas estatales o las tasas escolares benefician a los estudiantes.

Anne-Rigmor Stock Evje
heads of School Office

Escuelas Católicas de Noruega

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Diseño web Alicante

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies